El mundo del fútbol, deporte rey de nuestro tiempo, también tiene sus anécdotas e historias, y sin duda una de las más macabras y heroicas aconteció en la Kiev ocupada por la potencia militar nazi. Esta es la historia del Partido de la Muerte.

Un país destruido por la guerra

Ucrania, junto a Polonia y Rusia, ha sido de los países que más ha sufrido la Segunda Guerra Mundial. Con un sentimiento nacionalista que tenía por objetivo desunificarse de la Unión Soviética para formar su propia patria soberana, cierto sector de la población vio con buenos ojos la invasión de Hitler en 1941, y su posterior liberación de la “tiranía” soviética. Pero las calamidades de esas personas no habían hecho más que empezar.

El Reich no tenía ninguna intención en ayudarles a confeccionar su ansiado país, sino que tenía por objetivo someterlo a sus designios (basándose en sus ideas de superioridad racial que analizaban a la sociedad eslava como unos gitanos, poco más tolerados que los judíos), debido a su situación geoestratégica en la campaña militar de Rusia. Las víctimas ucranianas se cuentan por millones, genocidio racial que se puede observar muy bien en este salvaje y macabro partido de fútbol.

Se fragua la leyenda

La liga de fútbol profesional ucraniana (muy popular en esa época) tuvo que ser cancelada en 1941 debido a la invasión nazi. Todos los equipos fueron suprimidos tras la fácil victoria alemana sobre el pobre y desestabilizado país, puesto que la mayoría de los jugadores fueron o bien asesinados en el conflicto, o bien encarcelados tras el mismo.

En esta tesitura, un panadero decidió fundar un equipo de fútbol, el FC Start, que contaba con ocho jugadores del antiguo club del Dinamo de Kiev y tres del Lokomotiv. A lo largo del año posterior a la invasión ganaron a todos los rivales a los que se enfrentaban (normalmente equipos creados por las guarniciones militares alemanas que se hallaban en el país conquistado). Este fulgurante éxito llegó a oídos de ciertos mandatarios nazis y decidieron tomarse la revancha.

Todos los equipos fueron suprimidos tras la victoria alemana hasta que un panadero decidió fundar un equipo de fútbol, el FC Start.

El partido de la Muerte

El 9 de agosto del 42 se fijó la fecha del partido de fútbol que enfrentaría al FC Start contra el Flakelf (equipo creado en el seno de la Lutwaffe). Los desnutridos y cansados ucranianos tuvieron que plantar cara a un bien alimentado y descansado equipo alemán, que no solo jugaba un partido sino que luchaba por su raza (demostrando al mundo su superioridad racial). Como no podía ser de otra manera, se aseguraron la victoria plantando un árbitro de la Waffen SS y, por si acaso, recordando a sus rivales que su más que difícil victoria sería recompensada con el paredón.

Pero ni las amenazas ni el juego sucio (más que utilizado a lo largo del partido, debido a un arbitraje que perdonaba las patadas, puñetazos y tirones de camisetas de uno de los dos equipos) amedrentaron a los deportistas ucranianos que se alzaron con la victoria al final del partido y rechazaron realizar el saludo nazi de cortesía al principio del mismo.

Poco tiempo después, una gran porción de este equipo (tras volver a ganar otro partido a los nazis) fueron encarcelados y torturados por la GESTAPO, acusados de ser miembros del soviético N.K.V.D. Uno de ellos murió en los “interrogatorios”, y el resto fue deportado al campo de concentración de Syrets, en el que cuatro de ellos morirían asesinados. Cruel recompensa tras tal heroica hazaña, aunque la misma siempre perdurará en nuestra memoria. Gloria al FC Start.

Ni las amenazas ni el juego sucio amedrentaron a los deportistas ucranianos que se alzaron con la victoria para terminar encontrando una cruenta recompensa.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías